Rustisur | Tratamiento suelos rústicos
Realizamos tratamiento de suelos rústicos y de barro, mosaico hidráulico, gres, piedra natural, terrazo, terracota.
Tratamiento suelos rústicos, Tratamiento suelos de barro, suelos rústicos
595
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-595,page-child,parent-pageid-355,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-12.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

Tratamiento suelos rústicos

(barro, hidráulico, gres, terrazo, terracota, piedra, etc.)

Antes y después

El uso de tratamientos de protección para suelos de barrosupone una excelente forma de cuidado y conservación de nuestros pavimentos rústicos, de tal manera que mediante este delicado proceso conseguiremos que nuestro suelo conserve o recupere su color, su calidez y que adquiera gran suavidad al tacto, volviéndose mucho más fácil de limpiar.

Este tipo de tratamientos en suelos rústicos reduce de forma clara la porosidad que presenta la baldosa, hidratándola para conseguir esa suavidad deseada, y evita la aparición de manchas de salitre (eflorescencias) y de cualquier tipo de humedad.

En la fase de tratamiento del suelo de barro deben tenerse en cuenta diversos factores para seleccionar los productos más adecuados para tal fin. Entre otras cosas, hay que tener en cuenta el tipo de barro a tratar, pues varía según el fabricante. También es importante la ubicación en la que se encuentre nuestro suelo de barro, es decir, si está en el interior o en el exterior de la casa, pues los productos usados para el primer tipo de suelo no tienen la misma composición que los del segundo. Para los suelos de barro que se sitúan en exteriores  utilizamos productos que protegen a nuestro pavimento rústico de las posibles inclemencias atmosféricas (sol, lluvia, granizo, heladas) que pueden ocasionar daños a nuestro suelo. Estos productos lo protegen de estos agentes externos y lo hacen más resistente al clima, evitando su desgaste prematuro por causa de aquellos. Es importante también para llevar a cabo el tratamiento de nuestro suelo de barro, tener en cuenta la tonalidad que deseamos que adquiera éste (natural, efecto mojado, envejecido).

Antes y después

Antes de poder realizar el tratamiento de protección del suelo de barro debemos controlar la humedad de éste tras la limpieza. Cuando lo limpiamos, generalmente, utilizamos bastante agua para aclararlo, con lo que dada la porosidad del material con el que están fabricadas estas baldosas, tarda tiempo en evaporarse por completo y estar listo para la aplicación del tratamiento. Hay que tener en cuenta que aunque la superficie esté seca esto no significa que nuestro pavimento rústico esté listo para comenzar el tratamiento de protección. Debemos esperar unos días para su completo secado, que de nuevo variará según la época del año en la que nos encontremos, la ubicación de nuestro suelo (exterior o interior), el tipo de aislantes utilizados bajo la superficie, la presencia de calor procedente del uso de la calefacción, etc.

Una vez el suelo de barro está limpio, seco y listo para llevar a cabo el tratamiento, comenzamos su aplicación de forma manual y artesana, es decir, aplicamos la combinación de los productos pieza por pieza, extendiendo de forma uniforme sobre la totalidad de la superficie, sin dejar charcos, pues la humedad excesiva sería perjudicial para nuestro suelo de barro.

Una vez aplicado se necesitará un tiempo de secado que oscilará dependiendo de la ubicación del suelo, condiciones atmosféricas, etc., tiempo que será indicado por nuestros especialistas.

 De esta forma, aplicando sobre nuestros suelos de barro este tipo de tratamientos de protección conseguiremos que el aspecto final del suelo rústico sea cálido y de la tonalidad deseada por nuestro cliente.

Visite nuestra galería de trabajos realizados

Realizamos presupuesto sin compromiso