Limpieza y Tratamientos de Suelos de Barro y Rústicos: Hidráulico, Piedra...

 

 

Tlfn.:  609 54 70 70

 

e-mail: info@rustisur.net

 

 

 

Especialistas en limpiezas de cualquier tipo de pavimento (restos de obras, limpiezas integrales, etc) y tratamientos de suelos rústicos de Barro, tanto manuales como mecánicos. Tratamientos rustisur es una empresa con una larga experiencia en la limpieza y tratamiento de suelos de barro, trabajamos en la zona de Sevilla, Cádiz, Málaga, Marbella, Córdoba, Huelva; en toda Andalucía. Le asesoramos de cómo limpiar y tratar un suelo de barro. Tenemos una amplica gama de productos para la limpieza y tratamiento de todo tipo de suelos de barro, gres, piedra, hidráulico.

 

Limpieza de suelos de barro y  rústicos (hidráulico, gres, terrazo, terracota, piedra, etc.)

 

 Con el proceso de limpieza , conseguimos evitar la aparición de posibles manchas de salitre o de moho, y lo protegemos de los factores externos, como el polvo o la contaminación, que pueden ser perjudiciales para este tipo de materiales naturales.

 

Los pavimentos rústicos son un tipo de suelos que poseen una alta porosidad y la obstrucción de estos poros de las baldosas puede provocar problemas de rechazo o impermeabilidad frente a productos de limpieza. Por ello, es muy recomendable el uso de tratamientos que permitan el correcto anclaje de los productos en el material, para lo que es necesario un efectivo decapado previo de la superficie. La diferencia entre un suelo con un decapado y una limpieza correcta y otro que carece de ella es su capacidad de absorción de los productos de tratamiento: cuanta mayor sea la cantidad de líquidos de tratamientos que penetren en nuestro suelo mayor será la efectividad del tratamiento y su durabilidad.

A la hora de realizar los trabajos debemos tener en cuenta si se trata de un suelo que ha sido tratado con anterioridad, si es un suelo de nueva o antigua colocación y la ubicación en la que se encuentra el suelo a tratar (interior o exterior). Los suelos exteriores presentan problemas diferentes de los suelos interiores, tales como eflorescencias o manchas blanquecinas producidas por el salitre, que puede estar disuelto en el agua y en cualquier parte de los componentes de nuestro suelo, pues la propia arena de la mezcla puede contener esas sales.  También pueden aparecer por la presencia de humedad de cualquier tipo (inundación, capilaridad, condensación, etc.). Otro problema habitual en los suelos exteriores es la aparición de moho (verdín), especialmente habitual durante los meses de invierno, en épocas de lluvias persistentes y en zonas sombrías. Por ello, para cada tipo de suelo le ofreceremos un tratamiento adaptado a las condiciones particulares del mismo, y elegiremos el tratamiento y los productos más adecuados para el tipo de suelo concreto.

 

Comenzamos el proceso de limpieza procediendo a un decapado de la superficie, utilizando los productos decapantes más adecuados al tipo de barro y al material que debemos decapar (por ejemplo, restos de cera, aceites o resinas). Para esta tarea utilizamos una pulidora o máquina rotativa provista de un estropajo de fibra negra para aplicar los productos y distribuirlos por la superficie en concreto. En el caso de los suelos rústicos con ubicación en exteriores que presenten manchas de salitre o moho, utilizaremos las máquinas rotativas de chorro a presión de agua o de arena, en casos extremos (aunque si el pavimento está tratado la limpieza será bastante más sencilla, ya que la incrustación de dichos elementos será muy superficial.)

Una vez ha hecho efecto, procedemos a aspirar los residuos que se hayan producido con el decapado o los eliminamos por medio de sucesivos aclarados con agua.

Una vez concluido este primer paso, comenzamos la limpieza del pavimento rústico de barro, cuya duración varía en función de las necesidades y características de cada casa. Esto es debido a que determinadas partes, como las escaleras, los rodapiés o las tabicas (entre otros) deben ser tratadas de forma manual, con lo que la duración sería mayor.  

Una vez finalizada la limpieza de la totalidad de la superficie del barro, debemos esperar hasta que esté completamente seca. El tiempo de secado podrá variar según la estación en la que estemos, la humedad del ambiente, etc. Es importante que durante este periodo de secado no se pise el suelo para evitar la aparición de huellas.

 

 

 

 

Tratamiento suelos  rústicos (barro, hidráulico, gres, terrazo, terracota, piedra, etc.)

 

El uso de tratamientos de protección para suelos de barro supone una excelente forma de cuidado y conservación de nuestros pavimentos rústicos, de tal manera que mediante este delicado proceso conseguiremos que nuestro suelo conserve o recupere su color, su calidez y que adquiera gran suavidad al tacto, volviéndose mucho más fácil de limpiar.

Este tipo de tratamientos en suelos rústicos reduce de forma clara la porosidad que presenta la baldosa, hidratándola para conseguir esa suavidad deseada, y evita la aparición de manchas de salitre (eflorescencias) y de cualquier tipo de humedad.

 En la fase de tratamiento del suelo de barro deben tenerse en cuenta diversos factores para seleccionar los productos más adecuados para tal fin. Entre otras cosas, hay que tener en cuenta el tipo de barro a tratar, pues varía según el fabricante. También es importante la ubicación en la que se encuentre nuestro suelo de barro, es decir, si está en el interior o en el exterior de la casa, pues los productos usados para el primer tipo de suelo no tienen la misma composición que los del segundo. Para los suelos de barro que se sitúan en exteriores  utilizamos productos que protegen a nuestro pavimento rústico de las posibles inclemencias atmosféricas (sol, lluvia, granizo, heladas) que pueden ocasionar daños a nuestro suelo. Estos productos lo protegen de estos agentes externos y lo hacen más resistente al clima, evitando su desgaste prematuro por causa de aquellos. Es importante también para llevar a cabo el tratamiento de nuestro suelo de barro, tener en cuenta la tonalidad que deseamos que adquiera éste (natural, efecto mojado, envejecido).


Antes de poder realizar el tratamiento de protección del suelo de barro debemos controlar la humedad de éste tras la limpieza. Cuando lo limpiamos, generalmente, utilizamos bastante agua para aclararlo, con lo que dada la porosidad del material con el que están fabricadas estas baldosas, tarda tiempo en evaporarse por completo y estar listo para la aplicación del tratamiento. Hay que tener en cuenta que aunque la superficie esté seca esto no significa que nuestro pavimento rústico esté listo para comenzar el tratamiento de protección. Debemos esperar unos días para su completo secado, que de nuevo variará según la época del año en la que nos encontremos, la ubicación de nuestro suelo (exterior o interior), el tipo de aislantes utilizados bajo la superficie, la presencia de calor procedente del uso de la calefacción, etc.

Una vez el suelo de barro está limpio, seco y listo para llevar a cabo el tratamiento, comenzamos su aplicación de forma manual y artesana, es decir, aplicamos la combinación de los productos pieza por pieza, extendiendo de forma uniforme sobre la totalidad de la superficie, sin dejar charcos, pues la humedad excesiva sería perjudicial para nuestro suelo de barro.

Una vez aplicado se necesitará un tiempo de secado que oscilará dependiendo de la ubicación del suelo, condiciones atmosféricas, etc., tiempo que será indicado por nuestros especialistas.

 

De esta forma, aplicando sobre nuestros suelos de barro este tipo de tratamientos de protección conseguiremos que el aspecto final del suelo rústico sea cálido y de la tonalidad deseada por nuestro cliente.

 

 

 

 

Acabados de suelos rústicos (barro, hidráulico, gres, terrazo, terracota, piedra, etc.)

 

Desde Tratamientos Rustisur S.L le ofrecemos una última fase de protección para suelos de barro rústicos, con la que conseguimos que éstos se conserven con un tacto suave, brillante y protegido de posibles manchas domésticas durante mucho más tiempo.

En los suelos de interior, los tratamientos de protección de los suelos rústicos se finalizan con una fase de ennoblecimiento, consistente en el enceramiento de los mismos, para conseguir una protección mayor frente a agentes externos y una mayor facilidad de limpieza.

 También protege a nuestros suelos rústicos del posible desgaste de uso y realza su tonalidad natural.

 

De nuevo, nuestros especialistas siguen los mismos pasos de aplicado del producto que se siguen en el procedimiento de la fase de tratamiento. Tras la limpieza de los suelos de barro y su completo secado procederemos a la aplicación de la combinación de productos adecuados para conseguir un acabado perfecto, que permita una mayor

resistencia y protección de nuestro suelo contra cualquier agente externo. Es importante,

a su vez, que se complete el proceso de secado posterior, para así decidir si se ha de dar una segunda capa para que quede brillante y uniforme.

Con este proceso de acabado conseguiremos proteger aún más nuestros suelos rústicos del posible desgaste de uso, especialmente en aquellos que se encuentren en zonas de mayor uso (más transitadas) y realzar la tonalidad natural de nuestro pavimento rústico.

 

 

 

 

Mantenimiento de suelos rústicos (barro, hidráulico, gres, terracota, piedra, etc.)

 

Una vez finalizado el tratamiento es importante saber el tipo de productos que utilizaremos para  un correcto mantenimiento de los suelos de barro, ya que ciertos limpiadores podrían perjudicar el tratamiento, acortando la vida del mismo.

Siempre es mejor aspirar que barrer, ya que en sitios con arena, ésta actúa como una lija en caso de utilizar un cepillo. Para la limpieza diaria utilizaremos un jabón especial para suelos rústicos, procurando pasar la fregona de manera uniforme y bien escurrida (nunca encharcar los suelos de barro).

En función del uso que le demos a nuestro suelo y del brillo que deseemos utilizaremos, con mayor o menor frecuencia una cera especial de mantenimiento, la cual daremos con la fregona de manera uniforme y muy bien extendida. Ambos productos se lo facilitamos a nuestros clientes aconsejándoles los más adecuados para su suelo.

 

Limpieza y tratamiento de pavimento de hormigón impreso.

 Este tipo de pavimentos va perdiendo el color y las propiedades con el paso del tiempo, para volver a recuperar su aspecto anterior, incluso mejorarlo, habrá que hacer una limpieza a fondo del pavimento y posteriormente darle el tratamiento adecuado con resina. El tipo de resinas a utilizar irá en función del uso que se le vaya a dar al pavimento, diferenciando si es para trafico rodado o peatonal, brillo o mate, transparente o con color.

Suelos de barro

Vídeo Limpieza Suelo de Barro

Barro, baldosín hidráulico, gres, piedra, hormigón.

Pavimentos, terracota, manchas, encerado.

Empresa especializada en limpiezas y tratamientos
de suelos de barro, gres, hidráulico, en Málaga,
Sevilla, Cádiz, Huelva, Córdoba.

limpieza suelos de barro, tratamiento suelos de barro,
suelos de barro, limpieza de suelos, limpieza suelos
rústicos, tratamiento suelos rústicos, limpieza suelos
en Málaga